Guía Oxigenoterapia

Des­de el Área de Sue­ño y Ven­ti­la­ción de NEU­MO­CAN, se ha desa­rro­lla­do una guía so­bre el uso de la oxi­ge­no­te­ra­pia do­mi­ci­lia­ria para pa­cien­tes, don­de se re­co­gen en un len­gua­je di­rec­to y sen­ci­llo as­pec­tos bá­si­cos so­bre sus be­ne­fi­cios, sis­te­mas de ad­mi­nis­tra­ción, cum­pli­mien­to, nor­mas de hi­gie­ne y lim­pie­za o se­gu­ri­dad, ade­más de pre­gun­tas y mi­tos fre­cuen­tes so­bre la Oxi­ge­no­te­ra­pia, con la fi­na­li­dad de me­jo­rar el co­no­ci­mien­to de este tra­ta­mien­to, pro­mo­ver la re­so­lu­ción de pro­ble­mas y, en úl­ti­ma ins­tan­cia, me­jo­rar el cum­pli­mien­to.

La guía ha con­ta­do con el Re­co­no­ci­mien­to de la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad del Go­bierno de Ca­na­rias y ha sido pa­tro­ci­na­da por la em­pre­sa de te­ra­pias res­pi­ra­to­rias Air­li­qui­de.

Click en la portada para ver

La Fisioterapia Respiratoria, ¿qué es?

La Fi­sio­te­ra­pia Res­pi­ra­to­ria es una es­pe­cia­li­dad den­tro del cam­po de la Fi­so­te­ra­pia re­la­ti­va­men­te nue­va, que se em­pie­za a desa­rro­llar en In­gla­te­rra tras la pri­me­ra gue­rra mun­dial, en per­so­nas afec­ta­das por el te­mi­do gas mos­ta­za ( 1915 ). Des­de en­ton­ces el desa­rro­llo ha sido es­pec­ta­cu­lar y hoy en día es la es­pe­cia­li­dad de Fi­sio­te­ra­pia que más evi­den­cia cien­tí­fi­ca tie­ne, no pu­dien­do cues­tio­nar­se sus in­di­ca­cio­nes ni los efec­tos be­ne­fi­cio­sos so­bre la sa­lud de las per­so­nas que la rea­li­zan.

En Es­pa­ña la Fi­sio­te­ra­pia Res­pi­ra­to­ria aun no está re­co­no­ci­da ofi­cial­men­te como es­pe­cia­li­dad. Aun­que en los úl­ti­mos años el in­te­rés y la de­man­da de esta es­pe­cia­li­dad por par­te del co­lec­ti­vo mé­di­co se está in­cre­men­tan­do de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble, to­da­vía fal­ta in­te­grar­la en los ser­vi­cios de neu­mo­lo­gía de nues­tro país.

La Fi­sio­te­ra­pia Res­pi­ra­to­ria es el arte de apli­car téc­ni­cas ba­sa­das en la fi­sio­pa­to­lo­gía y el co­no­ci­mien­to psi­coe­mo­cio­nal, con una va­lo­ra­ción mi­nu­cio­sa de la per­so­na afec­ta.
Se uti­li­zan tan­to téc­ni­cas ma­nua­les como ins­tru­men­ta­les, no do­lo­ro­sas, ba­sa­das en la evi­den­cia cien­tí­fi­ca con el fin de pre­ve­nir, tra­tar, es­ta­bi­li­zar y/​o me­jo­rar dis­fun­cio­nes o al­te­ra­cio­nes res­pi­ra­to­rias. Me­jo­ra la ca­pa­ci­dad de es­fuer­zo, dis­mi­nu­ye los sín­to­mas ( dis­nea, tos ex­pec­to­ra­ción ) y en de­fi­ni­ti­va me­jo­ra la ca­li­dad de vida.

La in­di­ca­ción del tra­ta­mien­to con Fi­sio­te­ra­pia Res­pi­ra­to­ria, será in­di­vi­dua­li­za­da, de­pen­dien­do de la edad y del pro­ce­so res­pi­ra­to­rio de cada per­so­na. Pue­de apli­car­se tan­to en be­bés, como ni­ños y adul­tos, que pre­sen­ten cual­quier dis­fun­ción res­pi­ra­to­ria que cur­se con abun­dan­tes se­cre­cio­nes, dis­nea, tos, an­sie­dad y/​o ten­den­cia a la de­pre­sión.
La EPOC, el Asma, Bron­quio­li­tis, Fi­bro­sis Quís­ti­ca, Bron­quiec­ta­sias, Ate­lec­ta­sias, Lin­fan­gio­leio­mio­ma­to­sis o la Hi­per­ten­sión Pul­mo­nar, son en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias que pue­den be­ne­fi­ciar­se de la Fi­sio­te­ra­pia Res­pi­ra­to­ria. Tam­bién pue­den ha­cer­lo otras como las En­fer­me­da­des Neu­ro­mus­cu­la­res, Pa­rá­li­sis Ce­re­bral, Ci­foes­co­lio­sis, en el pre y post­ope­ra­to­rio de múl­ti­ples pro­ce­sos, o el Cán­cer.

Los ob­je­ti­vos de la Fi­sio­te­ra­pia Res­pi­ra­to­ria son:
⁃ Me­jo­rar el acla­ra­mien­to mu­co­ci­liar, lo que va a me­jo­rar la ven­ti­la­ción y la dis­nea
⁃ Op­ti­mi­zar el tra­ba­jo de la mus­cu­la­tu­ra res­pi­ra­to­ria y es­que­lé­ti­ca
⁃ Dis­mi­nuir exa­cer­ba­cio­nes e in­gre­sos, así como la ne­ce­si­dad de me­di­ca­ción

Los be­ne­fi­cios de la Fi­sio­te­ra­pia Res­pi­ra­to­ria son:
⁃ Op­ti­mi­za­ción de la fun­ción res­pi­ra­to­ria
⁃ Me­jo­ría de pa­tro­nes ven­ti­la­to­rios
⁃ Dis­mi­nu­ción de la dis­nea
⁃ Au­men­to de la con­fian­za y au­to­es­ti­ma
⁃ Me­jo­ría de la Ca­li­dad de Vida

“ La Fi­sio­te­ra­pia Res­pi­ra­to­ria es una es­pe­cia­li­dad que mima tu Apa­ra­to Res­pi­ra­to­rio “ ( SE­PAR 2015 )


Isa­bel Zal­dua Pon­ce
Fi­sio­te­ra­peu­ta ex­per­to en Res­pi­ra­to­rio

Guía para pacientes usuarios de CPAP

Ela­bo­ra­da por el Área de Sue­ño y Ven­ti­la­ción Me­cá­ni­ca de la Aso­cia­ción Ca­na­ria de Neu­mo­lo­gía y Ci­ru­gía To­rá­ci­ca (NEU­MO­CAN), pre­ten­de me­jo­rar el co­no­ci­mien­to so­bre el dis­po­si­ti­vo de CPAP y los be­ne­fi­cios de su uso, pro­mo­ver la re­so­lu­ción de pro­ble­mas con el mis­mo, e im­pli­car al pa­cien­te en su au­to­cui­da­do.

Click en la portada para ver

Enfisema Pulmonar

Una en­fer­me­dad pul­mo­nar o neu­mo­pa­tía es cual­quier en­fer­me­dad o tras­torno que ocu­rre en los pul­mo­nes o que hace que és­tos no tra­ba­jen apro­pia­da­men­te. Exis­ten tres ti­pos prin­ci­pa­les de en­fer­me­dad pul­mo­nar:

En­fer­me­da­des de las vías res­pi­ra­to­rias: es­tas en­fer­me­da­des afec­tan los con­duc­tos (vías aé­reas o res­pi­ra­to­rias) que lle­van oxí­geno y otros ga­ses ha­cia y fue­ra de los pul­mo­nes. Es­tas en­fer­me­da­des cau­san un es­tre­cha­mien­to u obs­truc­ción de las vías res­pi­ra­to­rias y abar­can asma, en­fi­se­ma y bron­qui­tis cró­ni­ca. Las per­so­nas con en­fer­me­da­des de las vías res­pi­ra­to­rias al­gu­nas ve­ces des­cri­ben la sen­sa­ción como "tra­tar de ex­ha­lar a tra­vés de una pa­ji­lla".
En­fer­me­da­des del te­ji­do pul­mo­nar: es­tas en­fer­me­da­des afec­tan la es­truc­tu­ra del te­ji­do pul­mo­nar. La ci­ca­tri­za­ción o la in­fla­ma­ción del te­ji­do hace que los pul­mo­nes no se pue­dan ex­pan­dir to­tal­men­te ("en­fer­me­dad pul­mo­nar res­tric­ti­va"). Esto hace que para los pul­mo­nes sea más di­fí­cil in­ha­lar oxí­geno (oxi­ge­na­ción) y li­be­rar dió­xi­do de car­bono. La fi­bro­sis pul­mo­nar y la sar­coi­do­sis son ejem­plos de en­fer­me­da­des del te­ji­do pul­mo­nar. Las per­so­nas al­gu­nas ve­ces des­cri­ben la sen­sa­ción como "lle­var pues­to un sué­ter o un cha­le­co de­ma­sia­do apre­ta­do" que no les per­mi­te to­mar una res­pi­ra­ción pro­fun­da.
En­fer­me­da­des de la cir­cu­la­ción pul­mo­nar: es­tas en­fer­me­da­des afec­tan los va­sos san­guí­neos en los pul­mo­nes. Son cau­sa­das por coa­gu­la­ción, ci­ca­tri­za­ción o in­fla­ma­ción de di­chos va­sos. Es­tas en­fer­me­da­des afec­tan la ca­pa­ci­dad de los pul­mo­nes para cap­tar oxí­geno y li­be­rar dió­xi­do de car­bono e igual­men­te pue­den afec­tar la ac­ti­vi­dad car­día­ca.

¿Qué es la Sinusitis?

La si­nu­si­tis es una in­fla­ma­ción (hin­cha­zón) de las pa­re­des de los se­nos pa­ra­na­sa­les (es­pa­cios lle­nos de aire en los hue­sos al­re­de­dor de los ojos y de­trás de la na­riz).
Cuan­do los se­nos se blo­quean y se lle­nan de lí­qui­do, pue­den desa­rro­llar­se gér­me­nes y ha­cer que se sien­ta en­fer­mo. El blo­queo de los se­nos pue­den de­ber­se a un res­fria­do co­mún, a la “fie­bre del heno” o a pó­li­pos na­sa­les (pe­que­ños bul­tos den­tro de la na­riz).

La si­nu­si­tis pue­de ocu­rrir de vez en cuan­do, o pre­sen­tar­se en un pe­rio­do de tiem­po pro­lon­ga­do.

¿Cuá­les son los sín­to­mas de la si­nu­si­tis? La si­nu­si­tis pue­de pro­vo­car:

Mu­co­si­dad ama­ri­llen­ta o ver­do­sa que sale de la na­riz o baja por la gar­gan­ta
Mal olor de la boca o mal alien­to
Con­ges­tión na­sal
Do­lor u opre­sión en la cara
Tos
Do­lor de ca­be­za
Do­lor de mue­las
Fie­bre y es­ca­lo­fríos
Can­san­cio o fa­ti­ga
In­fla­ma­ción al­re­de­dor de los ojos o las me­ji­llas

¿Cuál es la re­la­ción en­tre las aler­gias y la si­nu­si­tis?

Cuan­do se tie­ne ri­ni­tis alér­gi­ca (“fie­bre del heno”), esta hace que la na­riz se con­ges­tio­ne, lo cual blo­quea los se­nos. Ade­más, las aler­gias a los mohos pue­den cau­sar una for­ma de si­nu­si­tis.

¿Cuál es el tra­ta­mien­to para la si­nu­si­tis?

Para com­ba­tir la si­nu­si­tis, al­gu­nas per­so­nas se ven ten­ta­das a uti­li­zar sprays na­sa­les que pue­den com­prar en las tien­das. Con ellos pue­de sen­tir­se me­jor un día o dos, pero des­pués de unos cuan­tos días, ha­rán que la na­riz se con­ges­tio­ne más si si­gue usán­do­los.

Por este mo­ti­vo, de­be­ría ha­blar con su doc­tor si tie­ne si­nu­si­tis. El tra­ta­mien­to de la si­nu­si­tis pue­de in­cluir:

An­ti­bió­ti­cos: de 10 a 14 días para la si­nu­si­tis agu­da.

Des­con­ges­tio­nan­tes

Sprays na­sa­les de es­te­roi­des

La­va­do na­sa­les con sue­ro fi­sio­ló­gi­co o agua ma­ri­na

Tra­ta­mien­to de las aler­gias sub­ya­cen­tes (si las hay) con me­di­ca­ción y/​o in­yec­cio­nes con­tra la aler­gia

La ci­ru­gía sólo de­be­ría con­si­de­rar­se en caso de que el tra­ta­mien­to pres­cri­to no fun­cio­ne, o si algo está blo­quean­do los se­nos que no pue­de so­lu­cio­nar­se me­dian­te me­di­ca­ción.

Va­rios irri­tan­tes pue­den ser fac­to­res des­en­ca­de­nan­tes de los sín­to­mas de la si­nu­si­tis, in­clu­yen­do el humo de ci­ga­rri­llos.

Si tie­ne si­nu­si­tis, es muy im­por­tan­te que no fume en su casa o en el au­to­mó­vil, y que evi­te los lu­ga­res con humo.

Un pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio po­drá res­pon­der a otras pre­gun­tas que ten­ga so­bre la si­nu­si­tis.

Síndrome de Abstinencia al tabaco

Es­tos efec­tos les su­ce­den a la ma­yo­ría de las per­so­nas que in­ten­tan de­jar de fu­mar y son la pri­me­ra cau­sa de re­caí­da. No son signo de de­bi­li­dad o de que no pue­da de­jar el ta­ba­co. Es­tos efec­tos son des­agra­da­bles, pero pa­sa­je­ros, y se­rán me­nos in­ten­sos si está en tra­ta­mien­to con par­ches, chi­cles, com­pri­mi­dos u otros fár­ma­cos para ayu­dar­le a de­jar de fu­mar.
En todo caso, me­re­ce la pena so­por­tar es­tos sín­to­mas, com­pa­ra­do con las ven­ta­jas que lo­gra­rá al de­jar de fu­mar.
Si al­guno de es­tos sín­to­mas es tan mo­les­to como para po­ner en pe­li­gro el éxi­to de su ob­je­ti­vo de de­jar el ta­ba­co, CON­SUL­TE A SU MÉDICO.

¿Cuá­les son los sín­to­mas del sín­dro­me de abs­ti­nen­cia por ta­ba­co?

SÍNTO­MAS PSÍQUI­COS
- Cra­ving (de­seo de fu­mar)
- In­tran­qui­li­dad, an­sie­dad
- Irri­ta­bi­li­dad, ner­vio­sis­mo
- Frus­tra­ción, ra­bia
- Tris­te­za, me­lan­co­lía
- Di­fi­cul­tad de con­cen­tra­ción
- Can­san­cio, inape­ten­cia por todo
- In­som­nio

SÍNTO­MAS SOMÁTI­COS
- Es­tre­ñi­mien­to
- Do­lor de ca­be­za
- Ten­sión ar­te­rial baja
- Pul­so más len­to
- Au­men­to de ape­ti­to
- Ga­nan­cia de peso

AL­GU­NOS CON­SE­JOS:
No es raro que du­ran­te al­gún tiem­po sien­ta en oca­sio­nes de­seos de fu­mar. Re­cuer­de que el sín­dro­me de abs­ti­nen­cia es tem­po­ral y ter­mi­na­rá por des­a­pa­re­cer.
Los de­seos de fu­mar cada vez du­ra­rán me­nos y le será más fá­cil con­tro­lar­los.

1. Re­ti­re de su en­torno todo lo que le re­cuer­de al ta­ba­co (me­che­ro, ce­ni­ce­ro…)
2. Cuan­do sien­ta in­ten­sos de­seos de fu­mar (cra­ving), tie­ne va­rias op­cio­nes: cam­bie la ac­ti­vi­dad que es­ta­ba ha­cien­do, in­gie­ra fru­ta o lí­qui­dos a pe­que­ños sor­bos du­ran­te unos mi­nu­tos, reali­ce al­gu­nas res­pi­ra­cio­nes pro­fun­das o use al­gu­na téc­ni­ca de re­la­ja­ción. Esto le ayu­da­rá mien­tras dure el epi­so­dio.
3. En caso de in­som­nio, in­ten­te man­te­ner una bue­na hi­gie­ne de sue­ño, esto es: tra­te de evi­tar be­bi­das ex­ci­tan­tes, so­bre todo, du­ran­te la tar­de y la no­che, como son el té, el café los re­fres­cos de cola, etc.; evi­te asi­mis­mo el al­cohol en esas ho­ras (aun­que le ayu­de a to­mar el sue­ño de for­ma rá­pi­da, su sue­ño será poco re­pa­ra­dor y se des­per­ta­rá poco des­can­sa­do); siga unos ho­ra­rios fi­jos a la hora de acos­tar­se y le­van­tar­se y evi­te dor­mir la sies­ta. Le pue­den ayu­dar un baño ca­lien­te y ejer­ci­cios de re­la­ja­ción.
4. Si pre­sen­ta do­lo­res de ca­be­za, una du­cha o baño tem­pla­do le pue­den ali­viar, así como los anal­gé­si­cos que tome nor­mal­men­te.
5. Si su­fre ma­yor es­tre­ñi­mien­to, tome una die­ta rica en fi­bra, abun­dan­tes lí­qui­dos y haga ejer­ci­cio.
6. Si tie­ne ham­bre de for­ma cons­tan­te, tra­te de man­te­ner una die­ta lo más equi­li­bra­da po­si­ble; tome abun­dan­te agua, zu­mos y fru­tas.
7. En caso de di­fi­cul­tad para con­cen­trar­se, debe evi­tar be­bi­das al­cohó­li­cas, que le em­peo­ra­rán más. Esta si­tua­ción es li­mi­ta­da y dura como mu­cho de 1 a 2 se­ma­nas. Tras ese tiem­po vol­ve­rá a es­tar como siem­pre.
8. Si se en­cuen­tra más an­sio­so, ner­vio­so e irri­ta­ble, tra­te de man­te­ner­se ocu­pa­do, fo­men­te su vida so­cial y reali­ce ejer­ci­cio, evi­te be­bi­das ex­ci­tan­tes. Ade­más, ba­ños tem­pla­dos y téc­ni­cas de re­la­ja­ción le ayu­da­rán a me­jo­rar su es­ta­do aními­co.

Re­cuer­de una vez más, que lo que sien­te en este mo­men­to es pa­sa­je­ro y que el es­fuer­zo que rea­li­za me­re­ce la pena. Re­cuer­de tam­bién, que no está solo, hay mu­chas per­so­nas que es­tán pa­san­do o ya han pa­sa­do por la mis­ma si­tua­ción y pue­de apo­yar­se tan­to en ellos, como en el equi­po de mé­di­cos y en­fer­me­ros que lo atien­den.

Efectos Nocivos del Tabaco

1. Fu­mar es la cau­sa de cán­cer en múl­ti­ples ór­ga­nos vi­ta­les. No sólo de pul­món, tam­bién pro­du­ce leu­ce­mias, tu­mo­res de es­tó­ma­go, de esó­fa­go, de ve­ji­ga, de mama y de úte­ro, en­tre otros.
2. El ta­ba­co daña las ar­te­rias y au­men­ta el ries­go de in­far­tos, trom­bo­sis y em­bo­lias.
3. El ta­ba­co pro­du­ce en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias como bron­qui­tis cró­ni­ca y en­fi­se­ma pul­mo­nar (EPOC). Ade­más, agra­va el asma e irri­ta ojos, na­riz y gar­gan­ta.
4. La ni­co­ti­na es una dro­ga con tan­ta o más ca­pa­ci­dad adic­ti­va que la he­roí­na.
5. El ta­ba­quis­mo es una epi­de­mia. Es la pri­me­ra cau­sa de muer­te evi­ta­ble en todo el mun­do. En Es­pa­ña cau­sa 45000 muer­tes cada año, es de­cir, mue­ren más per­so­nas por cul­pa de fu­mar que por los ac­ci­den­tes de trá­fi­co, la­bo­ra­les y el SIDA jun­tos.
6. Fu­mar per­ju­di­ca la sa­lud de los que le ro­dean. Ser fu­ma­dor pa­si­vo es una cau­sa re­co­no­ci­da y fre­cuen­te de en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias y cán­cer. Está en sus ma­nos pro­te­ger a los su­yos.
7. Fu­mar es un mal ejem­plo. Si us­ted fuma, es muy pro­ba­bles que sus hi­jos en el fu­tu­ro tam­bién lo ha­gan.
8. Fu­mar du­ran­te el em­ba­ra­zo au­men­ta el ries­go de mal­for­ma­cio­nes, de com­pli­ca­cio­nes, de en­fer­me­da­des gra­ves e in­clu­so de muer­te de su hijo du­ran­te la in­fan­cia.

VEN­TA­JAS DE DE­JAR DE FU­MAR:

1. Me­jo­ra­rá su as­pec­to per­so­nal: des­a­pa­re­ce­rá el mal alien­to, el mal olor de la ropa y de la casa en ge­ne­ral. Des­a­pa­re­ce­rá el co­lor ama­ri­llen­to de ma­nos y uñas, me­jo­ra­rá la hi­dra­ta­ción de su piel y ten­drá me­nos arru­gas.
2. Será un ejem­plo po­si­ti­vo para sus hi­jos y no per­ju­di­ca­rá su sa­lud
3. Re­cu­pe­ra­rá su li­ber­tad y de­ja­rá de es­tar so­me­ti­do a una adic­ción (ni­co­ti­na).
4. Aho­rra­rá di­ne­ro para dar­se un ca­pri­cho.
5. Me­jo­ra­rá su se­gu­ri­dad: me­nor ries­go de in­cen­dios o de ac­ci­den­tes de trá­fi­co.
VEN­TA­JAS PARA LA SA­LUD: evi­ta­rá en­fer­me­da­des fu­tu­ras:
6. Se nor­ma­li­za­rán su ten­sión ar­te­rial y la fre­cuen­cia car­dia­ca a los 20 mi­nu­tos del úl­ti­mo ci­ga­rri­llo.
7. Los ni­ve­les de mo­nó­xi­do de car­bono y oxí­geno se nor­ma­li­za­rán tras 8 ho­ras.
8. Dis­mi­nu­ye el ries­go de muer­te sú­bi­ta pa­sa­das 24 ho­ras.
9. Re­cu­pe­ra­rá los sen­ti­dos del gus­to y el ol­fa­to pa­sa­das 48 ho­ras.
10. Me­jo­ra­rá la fun­ción res­pi­ra­to­ria pa­sa­das 72 ho­ras.
11. Au­men­ta­rá la ca­pa­ci­dad fí­si­ca y se can­sa­rá me­nos pa­sa­dos 1-3 me­ses.
12. Su­fri­rá me­nos ca­ta­rros, fa­rin­gi­tis y otras in­fec­cio­nes pa­sa­dos de 1-9 me­ses.
13. Se igua­la el ries­go de pa­de­cer in­far­tos, trom­bo­sis o em­bo­lias ce­re­bra­les al de los no fu­ma­do­res tras 5 años sin fu­mar. Cuan­to an­tes se deje, me­jor.
14. Se igua­la el ries­go de pa­de­cer cán­cer de pul­món y otros tu­mo­res al de los no fu­ma­do­res pa­sa­dos 10-15 años sin fu­mar.
15. En mu­je­res que to­man an­ti­con­cep­ti­vos se re­du­ce el ries­go de in­far­tos, trom­bo­sis y em­bo­lias.
16. Si está em­ba­ra­za­da se eli­mi­nan ries­gos muy gra­ves y po­ten­cial­men­te mor­ta­les para su hijo.

CUAN­DO SE SIEN­TA PRE­PA­RA­DO PARA DE­JAR DE FU­MAR, PIDA AYU­DA A SU MÉDICO O EN­FER­ME­RO. ¡ELLOS PUE­DEN HA­CER­LE EL PRO­CE­SO MU­CHO MÁS FÁCIL!

Plan de Rotura contra el Tabaco

Recuerde que el objetivo de estas medidas es demostrarse a sí mismo que usted puede tomar el control, que el tabaco NO le controla a usted sino usted al tabaco

 

Cada vez que en­cien­da un ci­ga­rri­llo pien­se por qué lo hace y si ver­da­de­ra­men­te es im­pres­cin­di­ble y le me­re­ce la pena.

 

Com­pre los pa­que­tes de uno en uno.
 

Cam­bie de mar­ca de ta­ba­co. Use una di­fe­ren­te cada día. Ayu­da a rom­per los “la­zos afec­ti­vos” con su mar­ca ha­bi­tual.
 

El ta­ba­co no se com­par­te. No acep­te ni pida ci­ga­rri­llos a otras per­so­nas.
 

Li­mi­te las zo­nas para fu­mar: evi­tar la cama, el co­che, con ni­ños o no fu­ma­do­res pre­sen­tes. En casa eli­ja un úni­co si­tio, y, a ser po­si­ble, in­có­mo­do (la co­ci­na, el bal­cón, no su si­llón fa­vo­ri­to).
 

Haga in­có­mo­do fu­mar: Ci­ga­rri­llos, me­che­ro y ce­ni­ce­ro no de­ben es­tar a su al­can­ce di­rec­to, de modo que le dé tiem­po de pen­sar si “ese ci­ga­rro le me­re­ce la pena”. Lim­pie el ce­ni­ce­ro tras su uso y guar­de to­dos los uten­si­lios para fu­mar. Si fuma con­du­cien­do, meta la ca­je­ti­lla en el ma­le­te­ro del co­che.
 

Fije el nú­me­ro de ci­ga­rros qué fu­ma­rá. Tra­te de no su­perar el tope es­ta­ble­ci­do. Si con­si­gue sin gran es­fuer­zo fu­mar me­nos de lo pre­vis­to, me­jor. Si quie­re, pue­de usar una pi­ti­lle­ra para ello, de modo que cada día fume la mis­ma can­ti­dad o me­nos.
 

Fu­mar el pri­mer ci­ga­rri­llo del día des­pués del desa­yuno. Si ya era así, re­trá­se­lo 10 mi­nu­tos más.
 

No fu­mar in­me­dia­ta­men­te des­pués de co­mer. Cam­bie su ru­ti­na: le­ván­te­se, pa­see o haga al­gu­na otra ac­ti­vi­dad.
 

In­for­mar a sus ami­gos y fa­mi­lia­res de que va a de­jar de fu­mar. Pí­da­les co­la­bo­ra­ción y pa­cien­cia. Ad­viér­ta­les que a par­tir de esa fe­cha no le den ta­ba­co aun­que lo pida. Si al­guien de su en­torno quie­re de­jar de fu­mar, pro­pon­ga que lo ha­gan jun­tos; se apo­ya­rán mu­tua­men­te.

CONTACTO NEUMOCAN

Sede Social Gran Canaria

Ca­lle León y Cas­ti­llo, nº 44
35003 Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria

Tel. 928 360 001

Email. correo@neumocan.com

Sede Social Tenerife

Calle Horacio Nelson, nº 17

38006 Santa Cruz de Tenerife

Tel. 922 271 431

Email. correo@neumocan.com